La pareja, uno de los motivos principales para elegir una cirugía estética

Las personas deciden someterse a una cirugía estética por diferentes razones: parecer más joven, lograr más autoestima para encontrar pareja o para complacer al otro, propiciar cambios en la apreciación del entorno laboral y de amistades, entre otras motivaciones.

La tasa de satisfacción con una cirugía depende mucho de la buena comunicación lograda con el médico, la comprensión correcta de los riesgos y acceder a una previsualización de los resultados para no llegar a decepcionarse luego de la intervención.

Unas de las preguntas que se deberían hacer todas las personas que se plantean una cirugía plástica son:

  1. La motivación es personal o se trata de agradar a otro?
  2. Qué quiere cambiar y porqué?
  3. Cuánto tiempo ha estado esperando por este cambio?
  4. Qué expectativas tiene de la operación?
  5. Su cirujano estético está de acuerdo en lo razonable de sus expectativas?

Conocer la respuesta a estos interrogantes así como previsualizar los resultados que desea obtener (por ejemplo con simulaciones 3D) le ayudará a decidir mejor sobre el tratamiento y sus opciones.